REMOLINO DEL CAGUÁN

En la parte noroccidental de América del Sur se encuentra Colombia y sus casi 50 millones de habitantes. Un país con una gran diversidad cultural, climática y natural.

Un país que en las últimas seis décadas se ha enfrentado crudamente al drama del conflicto armado.

Al sur oeste del país (Departamento del Caquetá) en plena Amazonía, se encuentra la Inspección de Remolino del Caguán. A principios de los 90 se convierte en zona neurálgica del narcotráfico, utilizando el cultivo de coca, su producción y su venta como modo de subsistencia. Aun quedando restos de lo descrito, en la actualidad, es un pueblo campesino, donde gran parte de su población trabaja y vive en fincas. A pesar de ser una zona militarizada la ley que impera es la de las FARC.

En este lugar de difícil acceso y escasos recursos, la educación se convierte en un privilegio al alcance de muy pocos. Hace 10 años, bajo el brazo de un sacerdote italiano y llevado por las Hermanas de la Paz colombianas, nace “La Aldea Juvenil Emaús”, con la idea de dar una oportunidad a todos aquellos niños y niñas, que tras concluir la primaria en sus veredas, no podían continuar con los estudios de secundaria, debido a la gran distancia que hay de sus fincas al centro educativo. Es un internado semiabierto, ya que el Colegio se encuentra en el pueblo, donde se les ofrece una educación integral, valores y una visión de futuro diferente a la que conocen en su ambiente socio-familiar.

“En lugares donde la vida se hace tan cuesta arriba, proyectos como el de la Aldea Emaús suponen un rayo de esperanza para esas nuevas generaciones que luchan por un futuro diferente”

(Raquel Gomez – voluntaria).

Copyright 2020 © Calma Ongd | Cooperación Alternativa Manchega

Aviso legal – Política de privacidad – Política de Cookies